SE REPITIÓ el título pero no el MÁNAGER

En 12 ocasiones en nuestras Series Nacionales un equipo repitió el título de un año a otro, pero en sólo tres, ha sido con mánagers diferentes

En 12 ocasiones en nuestras Series Nacionales un equipo repitió el título de un año a otro. De ellas, en nueve oportunidades hubo doblete, dos veces triplete ( Villa Clara y Santiago) y en una única ocasión se ganaron cuatro coronas al hilo (Industriales).

Pero de todas esas ocasiones, en sólo tres, el título se logró con mánagers distintos. La primera vez fue con el equipo Azucareros, en los años 1971 y 1972. Aquella potente escuadra del centro del país iba siendo dirigida por Servio Borges desde 1969, logrando el título en esa temporada debut, así cómo en la Serie de los 10 Millones en 1970 con el equipo Las Villas.

Pero para la temporada de 1971, Pedro Delgado asumió la dirección del conjunto, logrando la segunda corona del conjunto con un balance de 49 y 16 (754), segundo mejor balance para un torneo hasta ese momento.

Te puede interesar: NO HAY ACUERDO: Comisionado ANUNCIÓ cancelación del Opening Day el 31 de marzo

Contra todo pronóstico, Serbio Borges volvió a dirigir los destinos de Azucareros en la temporada siguiente (1972), y cuando parecía imposible mejorar la actuación precedente, el histórico mánager logró imponerse por segunda vez en su carrera en Series Nacionales, y lo hizo imponiendo récord de ganados y perdidos para una temporada (52-14), igual balance que Mineros. Aquella Serie se decidiría con una Serie Extra de tres a ganar dos y que concluyó 2 juegos por 1 a favor de los del centro.

Las dos restantes oportunidades, tuvo a la provincia Pinar del Río como protagonista. Primero con los legendarios Vegueros, en los años 1981 y 1982; primero bajo el comando del inolvidable José Miguel Pineda y en el siguiente año, bajo la dirección de su más adelantado discípulo, Jorge Fuentes.

Cómo datos curiosos adicionales, tenemos que Pineda y Jorge lograron la misma cantidad de victorias y derrotas (36-15-706). También que aquellos fueron: el último título de Pineda y el primero de la carrera de Fuentes (ganaría 5 en total).

Para terminar, en aquel año 1982, Jorge ganaría; además, su primer título en Series Selectivas, al imponerse con el conjunto Pinar de Río. Éste título Pineda ya lo había ganado en 1979 y 1980. ¡Qué par de directores!

Te puede interesar: Maels Rodríguez y las CONSECUENCIAS del SOBREUSO

Te puede interesar: DE PELÍCULA victoria artemiseña, Villa Clara NO PIERDE, Mayabeque REMONTÓ. Resumen Serie 61

15 años después, en 1997, la provincia donde se cultiva el mejor tabaco de Cuba; lograba su primer título luego de la desaparición de Vegueros. El equipo comandado por el entonces ya 4 veces titular nacional, Jorge Fuentes, terminó la clasificatoria, con 50 y 15. Luego, en la postemporada, no creyeron en rivales y barrieron 4 a 0 a los dos últimos equipos campeones de aquella década: Industriales, titular en 1992 y 1996 y Villa Clara desde 1993 hasta 1995.

En aquella época, Jorge era, además, director de la selección nacional, con la que sufriría una derrota muy dolorosa en la final de la Copa Intercontinental de ese año, descalabro que le costaría el puesto de timonel de las 4 letras. Por tal razón decidió, la serie siguiente, no dirigir a sus queridos campeones.

Así llegó, en la Serie 37 (1997-1998), primera con la estructura de 90 juegos, Alfonso Urquiola, quien había ganado varios títulos en la desaparecida Liga de Desarrollo y tomó el mando del conjunto vueltabajero.

Te puede interesar: ÚLTIMA HORA: FIFA y UEFA anunciaron FUERTES sanciones para Rusia

La etapa clasificatoria fue bastante cómoda y con 56 y 34 lideraron el grupo A de la zona Occidental. Ya en lo cuartos, vencieron a sus archirrivales de la Capital, los Industriales, 3 juegos a 1. En cerrada semifinal vencieron 4-3 a La Habana y en la final, ante los super favoritos santiagueros, quienes se habían mostrado inmensos hasta ese momento, lograron su segundo título en línea y por segunda vez en la historia, con dos mentores diferentes. Sin más, nos vemos en la próxima.